Lila Trotamundos, de Teresa Radice y Stefano Turconi

lunes, 9 de octubre de 2017


Lila Trotamundos
Guionista: Teresa Radice
Dibujante: Stefano Turconi
Traductora: Nuria Rivaya Bustamante
Editorial: Dibbuks
ISBN: 9788416507702
Páginas: 135
Lila es la hija de un domador de insectos y de la mujer bala que trabajan en Le Cirque de la Lune. A sus doce años, es una niña curiosa, alegre y fascinada por la belleza de las pequeñas cosas. Dado el oficio de sus padres, la vida de Lila es algo diferente a la de los demás chicos y se dedica a viajar y conocer otros países y culturas. (Sinopsis de la editorial). 


Leer libros que estén cuidadosamente editados siempre es un placer, y Lila Trotamundos es uno de esos libros. La editorial Dibbuks ha hecho un trabajo increíble ya desde el exterior del libro, con un formato flexible, esquinas redondeadas y unas ilustraciones que lo hacen especialmente bonito.

Lila es una niña muy especial. Al principio de la historia la conocemos en París, en su colegio, pero pronto nos daremos cuenta de que no es una niña como las demás. Su padre es un entomólogo profesor de universidad que lo dejó todo y se fue a vivir al Cirque de la Lune tras enamorarse y casarse con la mujer bala de este circo. Ahora trabaja como domador de insectos. Con dos personajes tan peculiares como padres, Lila tenía que salir así, tan especial.

Todo el cómic está lleno de personajes extravagantes, y todos sin excepción me han encantado: no sólo Lila y sus padres, sino todos los integrantes del circo conquistarán nuestro corazón. Pero los personajes no son lo único que merece nuestra atención. La ambientación de los lugares por los que el circo pasa es exquisita: desde París a la India pasando por Nueva York o el Oeste americano, todo está lleno de detalles e incluso los colores van cambiando adaptándose a cada tipo de paisaje.

A través de las páginas de este cómic nos encontramos con conocidos de la época, como a Toulouse Lautrec y su musa Jane Avril en París, o a Dvorak en Nueva York, que compone su Sinfonía del Nuevo Mundo inspirado por Hiawatha el indio (que también aparece) y por los negros americanos. Me ha parecido muy bonito cómo trozos de pentagramas con sus melodías adornan las páginas en las que aparece el compositor.
A pesar de que la edad indicada para este libro es a partir de 8 años, creo que es una obra a disfrutar por todas las edades, aunque sólo sea porque es un verdadero placer para la vista. Además cuenta una historia preciosa en la que Lila se debate entre ser una nómada o una niña con una vida más normal. Todo el cómic está impregnado del amor a la naturaleza y la familia, y nos muestra cómo todos somos ciudadanos del mundo.

Un detalle muy bonito es ver cómo Lila disfruta con los libros: El pequeño lord, Alicia en el país de las maravillas, La vuelta al mundo en ochenta días,... La niña devora todos los que caen en sus manos.

Y por si fuera poco con esta divertida historia, al final del cómic se añaden unos carteles preciosísimos que son como las presentaciones del Cirque de la Lune. No os podéis quedar sin conocer a la mujer bala, al domador de insectos o a la encantadora Lila Trotamundos, porque no sabéis lo que os perdéis.










Tras gustarme tanto este cómic, ya me he apuntado el primero de esta pareja que proviene de la animación Disney. El puerto prohibido es una historia de amor y aventuras que según dicen, es espectacular. Yo me he propuesto conseguirlo pronto.






Palabra de sal, de Mónica Collado Cañas

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Palabra de sal
Autora: Mónica Collado Cañas
Editorial: Tropo editores
ISBN: 9788496911888
Páginas: 235
Granada, años ochenta. Corina, una niña de ocho años, vive junto a su familia en un cortijo de la Andalucía interior y pobre. Igual que en los cuentos que le cuentan a la niña, ese espacio se convertirá en cruce de caminos errantes, confluencia de personas, pesares y misterios, punto de encuentro entre lo divino y lo mortal. Y sin buscarlo, en el transcurso de un año Corina despertará a las impresiones de la muerte, el amor y los secretos de la vida en una naturaleza nutricia e al mismo tiempo inclemente La premonición de una muerte en la familia será la llave que fuerce su percepción. Esa amenaza, como una carga solitaria, marcará el contraste entre su universo familiar, cerrado y seguro, y el exterior, prometedor y rico, pero también inquietante. (Sinopsis de la editorial)

Este verano, en la feria del libro de Madrid, Rustis y yo conocimos una editorial, Tropo editores, gracias a que compartían caseta con la editorial Hoja de lata. Palabra de sal es el primer libro que leo de esta editorial, que no conocía a pesar de que ya tienen un amplio catálogo publicado, y creo que mi elección para comenzar con ellos no ha podido ser más acertada.

En Palabra de sal, Corina nos cuenta cómo era su vida en los años ochenta, cuando con ocho años vivía en un cortijo de la Andalucía profunda. A pesar de que la época en la que se desarrolla la acción no nos queda muy lejos, leyendo cómo se vivía en estas zonas da la impresión de que el libro estuviera ambientado bastantes años antes.

Corina se muestra en la historia como una niña muy inteligente y despierta, cuya vida se limita al cortijo y la escuela. Me ha gustado mucho cómo Mónica Collado se mete en la piel de Corina sin que el resultado sea forzado, ya que muchos libros que tienen como protagonistas a niños no consiguen convencerme de que es un niño quien nos cuenta las cosas.

La forma de escribir de Mónica Collado es directa pero a la vez muy poética, y hace del paisaje andaluz un personaje más de la historia; Corina recorre todos los parajes que rodean el cortijo y nosotros podemos imaginárnosla como si estuviéramos allí, gracias a las maravillosas descripciones de la autora.

El mundo en el que vive Corina es árido y seco igual que el paisaje. Sus padres trabajan de sol a sol y no son personas excesivamente cariñosas, viéndose la niña en un mundo muy cerrado del que sale en parte gracias a los libros que lee. Además, conoce cómo es la vida en la ciudad gracias a sus hermanos mayores, que ya están estudiando fuera y cuando van a visitarla le abren las puertas de un mundo que ella sólo puede imaginar. También es consciente de cómo otras personas viven de forma mucho más acomodada, por ejemplo gracias a su relación con el hijo del médico, que vive en el pueblo y que será su primer amor.


Los personajes son los que hacen de esta una novela tan especial. Tanto los principales como los más secundarios están construidos de forma que todos aportan algo, todos tienen un trasfondo, un pasado que se intuye a través de cómo actúan. Me ha gustado especialmente la madre de Corina, una mujer de la que adivinamos que ha tenido una vida anterior mucho más feliz y acomodada, y que ahora se ha acostumbrado a la existencia solitaria y monótona del cortijo. Es un personaje para mí de lo más interesante, y me hubiera gustado incluso saber algo más de ella, aunque seguramente la intención de la autora fuese esa, dejar en el aire ese pasado misterioso.


La relación de Corina con sus padres es otro de los puntos fuertes del libro: vemos cómo la niña, a pesar de que indudablemente sus padres la quieren, está necesitada de un cariño más tangible, más cercano. Hay un párrafo en el libro que ilustra muy bien esta relación: "Una noche escribí "eta" en el cristal. Lo había escuchado a mediodía en la radio y no sabía qué era. "¿Tú estás tonta, Corina?", me preguntó mi padre borrándolo de un manotazo. La dureza del castigo era la explicación más aproximada que se nos daba de los asuntos. Aquel día, mi padre echó a andar en silencio y no volvió a mencionar el tema. Supuse entonces que la cuestión era molesta, pero que no tenía importancia. La educación, cuando no median palabras, está salpicada de equívocos."

Ya sólo me queda recomendaros encarecidamente que leáis este libro. No suceden grandes cosas, no hay mucha acción, pero la vida cotidiana de esta familia seguro que os cautiva como a mí, y os quedáis prendidos de esos personajes en la Andalucía de los años 80. Leyendo este libro recordé cuánto me había gustado otro ambientado en el mundo rural, pero esta vez en Galicia y con un tono mucho más irónico. Siempre lo recomiendo porque creo que pasó bastante desapercibido y merece mucho la pena leerlo. Os hablo de Las Inviernas, de Cristina Sánchez-Andrade, del cual tenéis la reseña en el blog.











   Leyendo este libro recordé cuánto me había gustado otro ambientado en el mundo rural, pero esta vez en Galicia y con un tono mucho más irónico. Siempre lo recomiendo porque creo que pasó bastante desapercibido y merece mucho la pena leerlo. Os hablo de Las Inviernas, de Cristina Sánchez-Andrade, del cual tenéis la reseña en el blog.









Los imaginarios, de A. F. Harrold

sábado, 5 de agosto de 2017

Autor: A. F. Harrold
Ilustradora: Emily Gravett
Traductora: Gemma Rovira
Editorial: Blackie Books
ISBN: 9788416290888
Páginas: 228


Rudger es el mejor amigo de Amanda. Rudger no existe, pero nadie es perfecto. Solo Amanda puede ver a su amigo imaginario. Pero un día el señor Bunting llama a su puerta. Y quiere llevarse a Rudger. Algunos dicen que Bunting se alimenta de amigos imaginarios. La única solución es que Rudger huya solo. Pero ¿puede un amigo imaginario sobrevivir sin alguien que le imagine? (Sinopsis de la editorial)

Hace unas semanas nos comunicaban desde Boolino que habíamos ganado un ejemplar de Los imaginarios en una iniciativa organizada por Blackie Books para celebrar que el libro llegaba a su segunda edición. Para mí fue una alegría, porque ya me había fijado en esta novela infantil, cosa que es imposible no hacer con esa portada tan preciosa y llamativa.

Muchas veces han aparecido amigos imaginarios o invisibles en cuentos, novelas, o películas para niños. Pero lo que destaca en este libro es que el foco se pone no en la niña que imagina, sino en el amigo imaginado, Rudger. Y es que la historia comienza cuando Rudger se ve en un gran problema: su amiga Amanda se está muriendo, y eso va a significar que él desaparecerá poco a poco porque no habrá nadie que le imagine.

A. F. Harrold ha creado una historia muy especial, destinada a los niños pero a la que los adultos también pueden sacarle mucho jugo. El escritor destaca la gran importancia que tiene la imaginación en las mentes infantiles. En ese sentido, la madre de Amanda está encantada con el amigo invisible de su hija: le parece de lo más normal y no le importa considerarlo uno más de la familia. A esta madre se le contrapone otra que no duda en pensar que su hija necesita un psicólogo y para la que lo normal sería que la niña tuviera una mente plana y gris. En el libro también se trata el valor de la amistad, o cómo cambiamos cuando nos hacemos adultos.
No sólo hay que hablar de lo que el libro nos cuenta, porque hay algo que también destaca sobremanera en él: la calidad de la edición y de las ilustraciones. Emily Gravett ha creado unos dibujos en blanco y negro con algunos toques de color que encajan tanto con la narración que yo ya no podría pensar en Los imaginarios ilustrado de otra forma. Además, todas las páginas están llenas de detalles: los comienzos de capítulo, las separaciones de párrafos, las esquinas inferiores, algunas páginas en negro con las letras blancas,... Es tan especial, que resulta toda una aventura leer esta novela.

Ahora bien, es un libro destinado a niños de 9 o 10 años, pero yo diría que no es adecuado para todos, porque el ejemplo lo tengo en casa. Mi hijo pequeño leyó hasta la mitad y no quiso seguir porque le daba miedo por las noches. Hay partes en la historia un tanto inquietantes, y los personajes malvados que persiguen a Rudger resultan bastante oscuros (hay una niña con la melena larga y negra que parece un fantasma de los de las películas japonesas); no se llega ni por asomo al nivel de, por ejemplo, Coraline, pero creo que deberíais tener un poco en cuenta los gustos de vuestros peques. En mi caso quedé sorprendida, porque no esperaba que la lectura le fuese a dar tanto miedo (yo ya lo había leído).

Espero que Blackie Books siga sacando libros para el público infantil, porque leerlos es toda una experiencia, y siempre es un gusto poder tenerlos en nuestras estanterías ( el mío ya está junto a La casa de los ratones).  A ver con qué nos sorprenden en el futuro.




La inmortal, de Ricard Ruiz Garzón

viernes, 14 de julio de 2017

La inmortal
Autor: Ricard Ruiz Garzón
Ilustraciones: Maite Gurrutxaga
Editorial: Edebé
ISBN: 9788468332734
Páginas: 200



Judit tiene casi doce años y un don para dibujar. Vive con su madre y su abuelo en Ginebra. Su padre, un famoso pintor, se marchó a Hungría cuando era pequeña.
Judit está preparándose para participar en un concurso de dibujo cuando, inesperadamente, el ajedrez se cruza en su camino y comienza a aficionarse.Judit jugará muchas partidas, pero una de ellas le cambiará la vida. La disputará contra Mr. Aliyat, un extraño maestro del ajedrez, nacido en Irán, que se comunica a través de enigmáticas notas.
Sin embargo, cuando Mr. Aliyat es detenido en plena ola de terrorismo integrista, la partida de ajedrez de Judit llegará a cambiar las reglas del juego. (Sinopsis de la editorial). 

Nuestros pequereseñadores nos traen un nuevo vídeo (después de tanto tiempo) hablando del libro ganador del Premio Edebé de literatura infantil de este año. Tenéis que ver la reseña, porque es un libro imprescindible.




La sonámbula y más relatos inquietantes, de Marie Luise Kaschnitz

jueves, 6 de julio de 2017

La sonámbula y más relatos inquietantes
Autora: Marie Luise Kaschnitz
Traductor: Santiago Martín Arnedo
Editorial: Hoja de Lata
ISBN: 9788416537167
Páginas: 168
Algo tienen de adictivos los relatos de Marie Luise Kaschnitz. Leer el primero llevará inevitablemente a hacerlo con un segundo, un tercero.
Los ambientes oscuros, las personas inquietantes, los comportamientos impropios de ciudadanos corrientes son sus ejes transversales, pero también, la calidez humana, la colorista alegría infantil o la resistencia ante la pérdida de la inocencia. Un trasatlántico que nadie parece comandar, un jardinero gigante e inocente al que tiranizan los niños o una mujer escondida en casa de un familiar de la persecución nazi nos sumergen en el magistral suspense psicológico que genera la gran autora alemana.
Introducirse en la galardonada narrativa breve de Kaschnitz nos hace volver a nuestra infancia, a la lectura de cuentos de miedo a la luz de una lámpara. A pesar del temor que nos crean, el ambiente mágico al que nos transportan hacen que no podamos renunciar a seguir leyendo. (Sinopsis de la editorial)


Marie Luise Kaschnitz ha sido una gran sorpresa para mí gracias a este libro. No conocía a esta autora antes de que Hoja de Lata publicara La niña gorda, y tras leer sus cuentos me he quedado encantada. Pero es que con esta editorial siempre nos ocurre lo mismo: autoras que no conocíamos o de las que no habíamos leído nada se han convertido en favoritas en nuestro blog gracias a la labor de Hoja de Lata. Ahí están los casos de B. M. Bower con El rancho de la U alada, las Cartas de una pionera de Elinore Pruitt Stewart o Tea rooms de Luisa Carnés, que Rustis no se cansará de recomendar a todo el que la escuche. No se puede elegir mejor un catálogo editorial, y no se puede tener un catálogo que nos guste más.

En este libro se recogen varios relatos que, como en su título se indica, van a provocarnos una gran inquietud por diferentes motivos. Alguno de ellos es más amable, como Popp y Mingel, en el que se trata la inocencia infantil y el paso a la adolescencia, o La brizna de paja. Otros, sin embargo, nos harán pasarlo bastante peor, como me ocurrió con uno de mis favoritos, Sombras alargadas, en el que una chica pasea por las afueras de una ciudad de vacaciones y se encuentra con un niño que, en un momento dado, muestra una actitud no muy propia precisamente de un niño. 

Hay otros relatos que me recordaron un poco a los cuentos de fantasmas de la época de Dickens, como Historia de un barco, en el que la protagonista viaja en un barco del que luego nadie sabrá nada más (por cierto, en la web de la editorial podéis leer este relato), o Fantasmas, una narración muy del estilo gótico. También nos asusta la autora con cómo a veces los niños no son tan inocentes: en Nesemann unos niños traicionan al mozo que trabaja para ellos, y en Un pandero, un caballo hay una niña que no es tan inocente como parece.

Marie Luise Kaschnitz
Hay más relatos en esta recopilación, y todos de una calidad literaria indiscutible. Son historias cargadas de enigmas y de sentidos ocultos. Es más, creo que para mí sería necesaria una nueva lectura para poder captar todos los detalles que están contenidos en ellas. No es un libro muy largo y se podría leer rápidamente, pero no os recomiendo que lo hagáis así. Si queréis disfrutarlo de verdad es mejor hacerlo en pequeñas dosis, y leer de relato en relato dejando un tiempo entre ellos para pensarlos y saborearlos. En algún sitio he leído que La niña gorda era el relato favorito de Marie Luise Kaschnitz. Sólo por eso, y con lo que me han gustado los de este libro, necesito ya leer los de la primera recopilación publicada por Hoja de Lata. Aquí os dejo la portada (como siempre, una preciosidad).










En algún sitio he leído que La niña gorda era el relato favorito de Marie Luise Kaschnitz. Sólo por eso, y con lo que me han gustado los de este libro, necesito ya leer los de la primera recopilación publicada por Hoja de Lata. Aquí os dejo la portada (como siempre, una preciosidad).







Santa Template by Mery's Notebook © 2014