Luchando contra mi propia bestia, de Laura Pozuelo Sánchez

jueves, 1 de diciembre de 2016

Luchando contra mi propia bestia
Autora: Laura Pozuelo Sánchez
Editorial: Círculo Rojo
ISBN: 9788491268109
Páginas: 47
Luchando contra mi propia bestia surgió de la necesidad de expresar un sentimiento de incomprensión y gritar al mundo. Es un relato donde se intenta enseñar de forma metafórica cómo se ganó una batalla personal. Luchando por y para todos aquellos que han tenido la "suerte" de conocer en sus vidas pequeñas bestias interiores, que hacen que el camino sea más costoso. Un cuento de autoayuda para demostrar al mundo que el ser humano tiene una capacidad de resiliencia inimaginable.

Laura Pozuelo es una de mis mejores amigas. Me gusta declarar esto al principio de la reseña, primero porque es parte importante de la historia y, segundo, porque si no fuera por esta razón, lamentablemente nunca hubiese leído este libro. Siempre empiezo mis reseñas por lo mejor que he encontrado en la obra que comento, y me reservo para más adelante mis apreciaciones más negativas. Hoy lo haré al revés, porque ése fue el orden verdadero de la historia. No suelen gustarme los libros de autoayuda; salvo algún honroso ejemplar que mi psicóloga me recomendó en su día, los leo y no me dicen nada que conecte conmigo, ni siquiera que me ayude. De algún modo, durante años, ha habido una excesiva proliferación de este tipo de volúmenes y, como siempre sucede, es difícil separar el grano de la paja. A esto se sumaba que, cuando compré este libro, lo abrí para ver las dedicatorias y las primeras líneas, y me encontré con una cita de Paulo Coelho... ¡¡Horror!! Bien saben todos los que me conocen el infinito y declarado odio lector que siento hacia ese señor, que lleva años ganando dinero a costa de poner su nombre en relatos, la mayor parte de los cuales están tomados de tradiciones orientales y fábulas o mitos clásicos. Nada nuevo bajo el sol, pero ha sabido venderse muy bien. Así que el panorama para el libro de Laura Pozuelo era muy negro. Pero ahora viene la otra parte porque, contrariamente a lo vaticinado, esta historia poco tiene que ver con la falta de originalidad del brasileño.

Laura llegó a mi vida cuando yo misma me enfrentaba a mi propia enfermedad. De alguna manera supo de mí a través de otras amigas, se interesó por enviarme su fuerza, por ayudarme y acompañarme. Esas cosas que nunca jamás en la vida se olvidan. Imaginaos, más tarde, lo que fue enterarme de su propia lucha. Una infinitamente más difícil que la mía, porque la perseguía día tras día durante años. Su enfermedad se conoce como "Cefalea en racimo" y, aunque el nombre me resultaba familiar, no era algo que sabía en ese momento explicar o reconocer. Una dolencia crónica, que se manifiesta con unos terribles dolores de cabeza completamente incapacitantes y para la que, por desgracia, aún no hay una cura eficaz. Mi desasosiego fue mayúsculo cuando vi la grabación de un programa de televisión en el que una mujer con esta enfermedad la denominaba "cefalea del suicidio". No estamos hablando de un mal menor, por desconocido, y si no me creéis, echad un vistazo a la web de la asociación que engloba a los pacientes: http://cefaleaenracimos.org/


El libro de Laura, aunque catalogado como "autoayuda", no es solamente eso. Sin duda es algo mucho más personal y original que el típico volumen pseudopsicológico o de terapia alternativa. Estamos ante un pequeño relato de menos de cincuenta páginas, en el que se dan la mano la fantasía y la autobiografía, para contarnos la lucha de una joven guerrera, su autora, contra la bestia: la enfermedad. La metáfora bélica se incorpora al texto para hablarnos del camino recorrido por su protagonista, acompañada de un ejército de manos amigas que, primero, la levantan y empujan y, finalmente, la acompañan. Se alternan capítulos en los que la bestia se dirige a su prisionera para retarla y burlarse de su situación, con otros en los que la protagonista narra su particular lucha. Dentro de ellos, aparecen en varios momentos explicaciones sencillas de los diferentes estadios que una persona atraviesa en el proceso de una enfermedad. Similar al duelo por el fallecimiento de un ser querido, comenzamos en la negación, el miedo y la depresión, para llegar paso a paso hacia la aceptación. Un camino lleno de piedras en el que se avanza gracias a los pequeños consejos y retos que la psicología conductista nos ofrece: pistas que ofrecen luz sobre la manera, costosa pero eficaz, de enfrentarnos a nuestras bestias interiores. Un cuento fantástico escrito en lenguaje accesible y llano, en el que hasta los términos psicológicos son comprensibles, en aras de lograr llegar a todo tipo de lector. Cada capítulo se acompaña, además, de los pequeños dibujos en blanco y negro que la autora realizaba para canalizar sus sentimientos.

El libro nació como respuesta a una situación peculiar, en una enfermedad particular; pero su esencia es universal, y cabe en él la respuesta a acontecimientos variados que pueden asolar a cualquiera de nosotros: la depresión y la ansiedad, la enfermedad mental, el cáncer, o cualquier dolencia de carácter crónico, pueden ser hitos que se vean reflejados en el camino marcado por Laura Pozuelo y su ejército de guerreros luchadores. Yo me siento orgullosa de esta voz que se alza en medio de la oscuridad, de haber sido parte de esos dedos que la sujetaron y de que ella, no se me olvidará jamás, fue también ancla firme en la que sujetarme. Bravo, pequeña guerrera.



El virus de la suerte, de Roberto Aliaga y Raúl Sagospe

martes, 22 de noviembre de 2016

Autor: Roberto Aliaga
Ilustrador: Raúl Sagospe
Editorial: Libre Albedrío
ISBN: 9788494417269
Páginas: 125
Iván es un niño obsesionado con buscar una estrella en el firmamento, una estrella que tiene mucho que ver con su padre. Un día un meteorito se precipita contra su jardín mientras él se encuentra observando el cielo a través de su telescopio. A partir de este suceso cae enfermo con una extraña fiebre: un virus parlante que le traerá más suerte de la que será capaz de asumir. (Sinopsis de la editorial)



Iván tiene un nudo en la garganta que crece y crece y que hace que esté triste todo el tiempo. Una noche, mientras observa las estrellas con su telescopio, un pequeño meteorito cae a sus pies. Iván lo recoge y a partir de entonces empieza a escuchar una voz en su cabeza: la de un virus simpático y verde que puede hacer sus deseos realidad.

Aunque Roberto Aliaga es un prolífico escritor de literatura infantil y juvenil, El virus de la suerte ha sido la primera de sus obras que he podido leer. La impresión no ha podido ser mejor: me he encontrado una historia agridulce que mezcla la ternura, el humor y la melancolía a partes iguales. El tema de la muerte del padre está muy bien tratado, sin crudeza pero sin tapujos, de forma que los niños que han pasado por algo similar pueden identificarse totalmente con Iván. Pero además se habla de los deseos, de la necesidad de expresar los sentimientos, del valor de la amistad,...

Roberto Aliaga
Las ilustraciones de Raúl Sagospe le vienen al libro como anillo al dedo. En este caso me he encontrado unos dibujos menos idealizados que los que aparecen en sus libros a dúo con Diego Arboleda, pero igual de atractivos y sugerentes. Utilizando sobre todo tonos ocres y marrones son el contrapunto perfecto para una historia ya de por sí acertada.

Y por último habría que llamar la atención sobre la labor de Libre Albedrío, una editorial quizás poco conocida pero que realiza un trabajo impecable: la edición es preciosa, y se nota el cuidado que han puesto en cada una de sus páginas. ¡Ah! Y si entráis en la web de la editorial, os encontraréis un archivo con un montón de actividades muy útiles y bien diseñadas para utilizar el libro como lectura escolar. Se puede decir que El virus de la suerte es un trabajo bien hecho. Lo mejor que os podemos recomendar para convenceros de que este libro merece la pena es su booktrailer.





Lo mejor que os podemos recomendar para convenceros de que este libro merece la pena es su booktrailer.



Cuentos inquietantes, de Edith Wharton

viernes, 18 de noviembre de 2016

Cuentos inquietantes
Autora: Edith Wharton
Traductora: Lale González-Cotta
Editorial: Impedimenta
ISBN: 9788415979999
Páginas: 325
Los cuentos inquietantes aquí reunidos, buena parte de los cuales han permanecido inéditos en castellano hasta hoy, lo son cada uno a su manera. Algunos se escoran levemente hacia lo sobrenatural, en la línea de los geniales relatos de fantasmas de Henry James, historias en las que el elemento ultraterreno sobrevuela la cotidianidad de modo casi imperceptible: sutilmente invasivo, tan evanescente en ocasiones que la duda atenaza al lector hasta el final provocándole una deliciosa inquietud. Y en otros (más desasosegantes si cabe, por cuanto prescinden de lo asombroso) el misterio se oculta en la propia mente, en las ambiguas actitudes de personajes que se nos antojan perturbadores gracias a la pericia de la autora para manejarse en los meandros de su psicología. Una auténtica obra maestra de lo oscuro que se esconde tras lo cotidiano. (Sinopsis de la editorial)

Comencé esta colección de relatos como parte de mis lecturas para Halloween, aunque finalmente me encontré ante unos textos que no cuadran de forma completa en el territorio de la narrativa de terror. Sí lo hacen, con matices, en el misterio, especialmente si atendemos a los aspectos psicológicos del género. La traductora, Lale González-Cotta, advierte en su breve introducción de la existencia en este libro de dos tipos diferentes de relatos: los verdaderamente sobrenaturales, que pudieran responder más claramente al terror, y otros en que Edith Wharton experimenta con los sobreentendidos, los secretos de sus personajes y las dificultades sociales en que estos se ven envueltos. "Inquietantes" es, así, una etiqueta que conviene a la perfección al conjunto completo, pues a través de ella se describe la sensación que estas historias generan en el receptor a lo largo de la lectura. Nunca verdadero temor -ni siquiera algún que otro susto-, pero sí cierto desasosiego y constante actitud de sospecha.

La editorial Impedimenta, haciendo gala nuevamente de la mayor delicadeza en el cuidado de sus trabajos, nos presenta una preciosa edición con la acostumbrada sobrecubierta de papel satinado y unos relatos encabezados por pequeñas ilustraciones en blanco y negro. El deleite para el tacto se convierte, muy pronto, en deleite también lector, en cuanto esta fantástica autora logra introducirnos en sus historias, a través de una ambientación extraordinariamente cuidada, muy representativa de su estilo de escritura, como ya aprecié en mi aproximación a su novela "La solterona". Las descripciones son precisas y detalladas pero, aun así, no rompen con el ritmo de los relatos ni hacen perder el hilo al lector. La estructura breve de los textos está muy bien manejada por Wharton, que atiende a preservar la calidad de sus diálogos, el retrato psicológico de sus personajes y la brillantez de los finales, tan especialmente necesarios en este género, sin perder ni rigor ni ritmo.

Edith Wharton
Sin embargo, en donde Wharton se muestra como una auténtica maestra es en la presentación de sus protagonistas: la mayoría son mujeres que representan sobre la página mucho de lo que la propia autora manifestaba en su vida real; sobre todo, el espíritu de modernidad, la inteligencia con la que observan los cambios sociales y se amoldan a ellos mientras, a su lado, los personajes masculinos son presentados en muchas ocasiones como seres confundidos, aún inadaptados a las nuevas realidad del fin de siglo. Tanto en los textos sobrenaturales como en los más realistas, la autora afina su pluma para rendirse a la ironía, a la sutil crítica social, incluso al humor negro. La clase acomodada, a la que ella misma pertenecía, aparece representada en sus espacios más frecuentes (la casa, el palacete, un viaje), en los que se inserta la interrupción de lo insólito, sea por la presencia de un algo ultraterreno, sea porque los secretos profundos de los personajes, los silencios y las motivaciones más oscuras se muestran latentes en todo momento.

Aunque no todos los relatos gozan de la misma calidad, y se puede apreciar cómo a medida que avanzan en el tiempo se hacen más enriquecedores (los textos aparecen ordenados cronológicamente), el conjunto constituye una lectura muy agradable, que a los amantes de los textos cortos puede cautivar especialmente por la sabiduría con que Wharton nos pinta la manera en que lo cotidiano esconde lo inquietante.





Se llama usted Michelle Martin, de Nicole Malinconi

martes, 15 de noviembre de 2016

Se llama usted Michelle Martin
Autora: Nicole Malinconi
Traductora: Isabel Lacruz
Editorial: Funambulista
ISBN: 9788494552687
Páginas: 151
«¿Cómo es posible?». Esta es la pregunta que se repite la autora del que iba a ser un libro-entrevista, resultado de un año de conversaciones en la cárcel con Michelle Martin, la ex esposa de Marc Dutroux.
Bélgica, 1996: salen a la luz y dejan horrorizada y conmocionada a la opinión pública los hechos del llamado «Asunto Dutroux», una macabra historia de pederastia, secuestros, violaciones y asesinatos. Diez años después, Michelle Martin, condenada a treinta años como cómplice de su entonces marido, sale de su silencio y encarga a Nicole Malinconi que escriba un libro sobre su situación en la cárcel. La escritora acepta, pero, al hilo de las entrevistas, la asaltan estas preguntas: ¿cómo es posible que una persona permitiera que se cometiesen semejantes horrores, arrastrada por la sumisión a alguien, y participase en ellos hasta convertirse en criminal ella misma? ¿Qué ocurrió en la vida de Michelle Martin para que se convirtiera en ese «monstruo»? ¿Existe un camino para la aceptación, el arrepentimiento, quizá el olvido, a fin de poder seguir viviendo? ¿Es posible la reinserción?¿Cabe la redención?
En este libro (finalmente desaprobado por la propia Michelle Martin, al creer que podría perjudicar su petición de libertad condicional) la autora le cede la palabra a su interlocutora, pero también teje un diálogo consigo misma, que se convierte en una indagación sobre el ser humano y lo que puede llevarlo a volverse «inhumano». (Sinopsis de la editorial)


"Se llama usted Michelle Martin. Se halla detenida en la cárcel de Namur, Bélgica, desde 1996. Está condenada a una pena de treinta años de reclusión criminal." Así es como comienza este libro Nicole Malinconi. Os preguntaréis quién es Michelle Martin. Pues bien, en 1996 Michelle era la esposa y cómplice de Marc Dutroux, el pederasta y asesino belga al que detuvieron porque tenía a dos niñas recluidas en un sótano, a las que sometía a violaciones y torturas. Posteriormente se descubrió que había matado a varias niñas más, y a dos de ellas las había dejado morir de hambre. Se dice que el "caso Dutroux" fue el que más impresionó y movió a la población belga después de la II Guerra Mundial.

Fue la propia Michelle Martin la que contactó con la escritora Nicole Malinconi. Quería encontrar a alguien que escribiera un libro sobre ella, y Nicole le pareció la mejor opción. A partir de entonces, las dos mujeres tuvieron varios encuentros en la cárcel, aunque cada una con sus propias ideas sobre cómo enfocar el libro. Michelle tenía en mente que Nicole escribiera sobre cómo era su vida y la de otras reclusas en la cárcel, y también sobre su dura infancia con una madre dominante que no la dejaba disfrutar de su propia vida. En el caso de Nicole, lo que le interesaba era comprender por qué Michelle llegó al punto de ser cómplice de algo así, y cómo una persona a priori normal pudo llegar a aceptar y esconder actos delictivos de ese calibre. Y lo más fuerte de todo: fue ella, mientras Dutroux cumplía una condena, quien dejó morir a dos de las niñas al no llevarles comida durante un período de tiempo muy largo.

Nicole Malinconi
Nos encontramos ante un libro muy duro. Nicole Malinconi no opta por el camino fácil de impactarnos con detalles escabrosos sobre el caso. Tampoco Michelle Martin cuenta demasiado, porque no le interesa sacar a relucir lo sucedido en esos años. La información que nos da la escritora son datos generales, no ahonda en lo que se hizo a las niñas, pero es precisamente porque nosotros nos imaginamos el sufrimiento que padecieron por lo que se nos hace más dura la lectura. En todo momento Michelle elude hablar del caso en sí, e intenta poner el foco en la dura infancia y adolescencia que vivió, y en que nunca pudo disfrutar de una vida libre, al pasar de la dominación de su madre a la de Dutroux. Nicole, a pesar de esto, se hace preguntas sobre por qué aguantó tanto, por qué colaboró con el pederasta y cómo una persona normal puede llegar a ser tan inhumana.

Al final de las conversaciones, Michelle decidió que el resultado del libro no le gustaba y no aprobó su publicación. La escritora decidió hacerlo de todas maneras, y así nos ha quedado este documento en el que es lo más objetiva posible en lo que cuenta, y que la traductora completa con unas notas al final sobre cómo es la vida de Michelle Martin en la actualidad. No es un libro fácil; nos deja con las mismas preguntas que se hace Malinconi, y con el desasosiego de ver cómo el ser humano puede ser capaz de lo peor en determinadas condiciones de vida. 




La chica del abrigo azul, de Monica Hesse

viernes, 11 de noviembre de 2016

La chica del abrigo azul
Autora: Monica Hesse
Traductora: Antonia Martín Martín
Editorial: Nube de tinta
ISBN: 9788415594970
Páginas: 350
Amsterdam, 1943. La joven Hanneke se dedica a comprar y vender todo lo que encuentra en el mercado negro, a escondidas de sus padres. Es su manera de rebelarse ante la ocupación alemana y sobrellevar la pérdida de su novio en el frente. Pero su vida da un giro cuando una de sus clientas le hace un encargo inusitado: que localice a una chica judía que mantenía oculta y que ha desaparecido sin dejar rastro.
Tiene que dar con ella antes de que la encuentren los nazis. (Sinopsis de la editorial)



Durante toda mi vida como lectora, son muchos los libros que he leído ambientados en la II Guerra Mundial. Tal vez el primero de ellos fue Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr, que me regalaron cuando era muy pequeña y que me sigue pareciendo uno de los mejores (y sí, es un libro infantil).

La chica del abrigo azul viene a sumarse, por tanto, a todas esas historias sobre cómo era la vida durante esa guerra. En este caso, la acción se sitúa en la Holanda ocupada, y la protagonista es Hanneke, una chica muy joven que se gana la vida como "conseguidora": la gente le cuenta qué necesita (tabaco, chocolate, perfumes,...) y ella se ocupa de conseguirlo en el mercado negro. Así se gana un dinero muy necesario porque sus padres no trabajan y es ella la que tiene que mantener a la familia.

Hanneke sufre una gran evolución a lo largo del libro, ya que pasa de arriesgar su vida por dinero a hacerlo por ayudar a los demás. Una de sus clientas ancianas le pide desesperada que encuentre a una chica de quince años a la que ella tenía escondida en un trastero y que ha desaparecido. Una chica con un llamativo abrigo azul, con la que no podía dejar de acordarme de otra, más pequeña, con un abrigo rojo: la niña de La lista de Schindler. Hanneke decide ayudar a la anciana, en gran medida para acallar los remordimientos de conciencia que le produce el hecho de que su novio ha muerto en la guerra, cuando ella lo había alentado para que se alistara.

La chica del abrigo azul ha sido publicado por Nube de tinta como novela juvenil. Es cierto que sus protagonistas son muy jóvenes, pero esto no hace que sea una historia de la que no puedan disfrutar todo tipo de lectores. No puedo decir que sea un gran libro, un libro que no vaya a olvidar, pero la historia que Monica Hesse crea funciona como un mecanismo de relojería, y tiene algo que te mantiene pegada a sus páginas. Además, se añade un final sorprendente que hace que la lectura sea aún más adictiva en esas últimas páginas.

La chica del abrigo azul tiene todos los elementos que suelen aparecer en las novelas ambientadas en este período: judíos escondidos en trasteros, deportaciones, jóvenes que se incorporan a la Resistencia, papeles falsos, traiciones,... Vamos, todo lo necesario para disfrutar leyéndola, y también para reflexionar una vez que la acabamos. Y aunque sólo sea para recordar algo que nunca debió haber ocurrido, y que tristemente sigue ocurriendo en muchos lugares, la lectura merece la pena.






También ambientada en la Holanda ocupada, El libro negro (2006) es una estupenda película de Paul Verhoeven con una protagonista que, al igual que Hanneke, arriesga su vida para luchar contra los nazis.




Santa Template by Mery's Notebook © 2014