Memento Mori, de César Pérez Gellida

viernes, 25 de abril de 2014


Memento Mori
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de Letras
ISBN: 9788483654538
Páginas: 574


Sinopsis
Septiembre de 2010. Aquella mañana de domingo nada le hacía presagiar al inspector de homicidios de Valladolid Ramiro Sancho que acababa de dar comienzo una pesadilla que le dejaría marcado para el resto de sus días.
La investigación del asesinato de una joven ecuatoriana a la que han mutilado los párpados y en cuyo cuerpo han encontrado unos versos amenazantes ocupa las primeras páginas de esta novela negra.



Reseña de Rustis

El de César Pérez Gellida es uno de esos nombres que, desde hace meses, veía saltar aquí y allá en las redes sociales. Iniciar la lectura de su trilogía “Versos, canciones y trocitos de carne” en la vorágine de los cientos de comentarios positivos que veo semanalmente es una presión mayúscula, a la que se suma la paciencia y carisma de un hombre que recibe día a día con buen ánimo cualquier intento de sus lectores por establecer contacto. Seguirle en las redes sociales es seguir todo un fenómeno de masas, que nos redescubre al escritor que se aleja de la torre de marfil para acudir al ruedo y dejarse leer, comentar y, muchas veces, mimar.

Son presiones que siempre nombro porque están ahí, y porque juegan un papel fundamental a la hora de enfrentarme a la escritura de mi opinión sobre la novela. No es lo mismo acercarse a Vargas Llosa que a Pérez Gellida, claro está: y no me refiero ahora a calidad literaria, sino al talante con que este autor vallisoletano trata a sus seguidores. La mínima posibilidad de herir a quien pasa los días haciendo felices a sus lectores es -sigo diciéndolo- una presión añadida. Y si subrayo esto es porque Memento Mori ha sido una novela que he disfrutado y que no podría dejar de elogiar pero que, paradójicamente, me ha decepcionado mucho. Intentaré explicar en detalle esta curiosa experiencia de lectura, para aproximarme lo más posible a las virtudes y defectos -que de todo hay- de este libro.




Nos encontramos en este caso con una novela negra española que, partiendo de este origen, resulta extremadamente original. El género se ha puesto de moda, no cabe duda, y son incontables las ediciones que podemos encontrar a día de hoy que exponen, con mayor o menor fortuna, distintos puntos de vista sobre lo noir. En este panorama hispánico que, por desgracia, comenzaba a ser bastante discreto y repetitivo, la voz de Pérez Gellida asoma con fuerza al igual que sucede -ya lo comenté en una ocasión anterior- con el de Dolores Redondo. Ambientar los crímenes, la investigación y toda una historia en su conjunto en la extraordinariamente pacífica ciudad de Valladolid es todo un reto que aquí se cumple de sobra, y que prueba que no hay lugar malo para contextualizar un tema, sino autores que no saben hacerlo. Y en este caso Pérez Gellida sabe, y muy bien.
En este aspecto referido a la originalidad domina también, por supuesto, una estructura narrativa vertida con hilo musical de fondo: un asesino que pasea por las páginas desprendiendo su crueldad al ritmo de las canciones que le acompañan, y que el autor reproduce, completas o fragmentadas, al mismo tiempo en que narra. Hacer la prueba de leer y escuchar a un tiempo es, sin duda, una experiencia que aún no había probado y que cumple aquí una función primordial a la hora de aportar veracidad a la acción: a través de la música y de las letras, muchas de ellas extraordinariamente seleccionadas para el caso, nos adentramos con profundidad en la mente de Augusto Ledesma, un asesino en serie sociópata y sádico, al que conocemos como tal desde el inicio. La historia de Memento Mori no trata de desvelarnos la investigación del quién, porque lo que va a interesar es el porqué.

Para ello, el foco primordial del autor se ha inclinado, sin duda, hacia la construcción de los personajes. El mayor valor que puedo otorgarle a la novela es el de haber sido capaz de pintar protagonistas que podrían haber sido, como suele ocurrir demasiado frecuentemente, muy tópicos y que, sin embargo, son aquí explorados con atención y detalle para otorgarles auténtica vida. Entre todos ellos quizá el mejor diseñado sea el papel del asesino, en cuya mente escudriña un narrador omnisciente que es capaz de seducirnos tanto en la presentación de la cruel actitud de Ledesma que, en ocasiones, nos vemos atraídos por este serial killer... Hasta el punto de provocarnos momentos de profunda pena, de comunión total con su oscuro pasado y las causas y consecuencias de su infancia. Si no fuera porque no quiero equiparar esta novela con ninguna otra para no ensuciar este relato de mis impresiones, diría que la última vez que tuve semejante sensación fue ante el despreciable pero tremendamente vivo dictador de El otoño del patriarca. Pérez Gellida ni es -ni pretende ser- García Márquez, justo es subrayarlo antes de ver vuestros ojos abiertos como platos. Pero sí puedo afirmar que, en mi experiencia lectora, puedo equiparar la sensación de cercanía con el mal en ambos casos, algo que solamente puede darse cuando el autor ha pensado mucho en su personaje, le ha dado vida y le ha creado con tino y pausa, prestando atención a cada detalle.

César Pérez Gellida


No me olvido de Ramiro Sancho, el incansable encargado de dar caza a Ledesma, ni de Orestes o Pílades, impulsores y portavoces del asesino, del especialista en perfiles criminales “Carapocha” y de todos y cada uno de los personajes relevantes que habitan esta novela. Pero quiero aprovechar este instante para poner de relieve la que creo que es la mayor sombra que atenaza el texto y que quizá, en mi caso, se vio subrayada por los excelentes comentarios previos que había leído: el exceso de datos, de documentación y la, en numerosas ocasiones, falta de habilidad del autor para aprovecharse correctamente de ello. Mi impresión es que todo lo que Pérez Gellida nos quiere aportar acerca de los asesinos en serie, el mundo de la informática y los hackers o la literatura no está lo suficientemente imbricado en la trama, y se resuelve casi siempre metiéndolo en las conversaciones entre los personajes; algunas de ellas se hacen en exceso teóricas, y es entonces cuando podemos ver con más claridad la condición de autor novel de Pérez Gellida y su, todavía no del todo depurado, estilo. A esto se suman algunas imprecisiones en el manejo de datos literarios que, en todo caso, me niego a revelar, ya que he preferido tratarlas de forma privada con el autor, con el afecto y buen ánimo con que decidió recibirlas. Nada, en todo caso, que empañe su buen hacer, aunque suficiente para llevarme esa pequeña decepción.

Al margen de los “peros”, Memento Mori es una novela atinada en el ritmo, vertiginosa. No leemos, bebemos las páginas, hasta el punto de que avanzamos en una carrera frenética junto a los personajes que llega realmente a agotarnos. Como si estuviéramos dentro de la historia. Como en los mejores thrillers. Como sólo alguien que verdaderamente ha pensado sobre lo que quería contar y cómo, puede lograr. La historia engancha, está bien construida y enlazada y no se abusa de las sorpresas ni de los giros argumentales: solamente los suficientes para hilar la trama con acierto. Me queda ahora la esperanza de ver crecer a Pérez Gellida en las dos siguientes obras que completan esta trilogía, pues aspiro a ver que los pequeños desaciertos serán superados con creces. No me cabe la menor duda, pues apunta maneras.


20 comentarios:

  1. Excelente reseña. Bien argumentadas las objeciones a las que no te pongo ni un pero. Bravo. Espero que si finalmente te animas a continuar observes esa mejoría que vislumbras.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por aquí a comentar, César. Como siempre, eres todo detalles. He tratado de argumentar lo más posible, me alegra que así lo veas.
      Y sabes tú bien que he seguido leyéndote, pero no desvelo nada de momento ;-)

      Un beso enorme

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. En ello estoy, Pedro, ya sólo queda el tercero :-)

      Eliminar
  3. Pues no puedo menos que regalaros un aplauso a ambos. Ojalá vuestro talante sea contagioso¡¡¡
    Más tarde o más temprano caeré en la novela de César. Lo que más me frena es el número de páginas. Supongo que es muy difícil mantener cierto nivel de prosa durante mucho tiempo.
    Yo me atrevo a considerarme también escritor (mejor seguiría diciendo funcionario) y bueno, si es una primera novela... Yo releo mis dos primeras y las sensaciones recibidas son graciosas a veces, deprimentes otras, e incluso prometedoras.

    Gracias por la reseña, y que siga la suerte para el escritor¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubén, bienvenido y gracias por pasarte a leer.
      La novela de César parece larga, pero no se hace larga, al final la lees en un suspiro, ya verás.
      Obviamente no voy a juzgar igual a quien escribe su primera novela que a quien lleva ya mucho camino editorial, por eso los peros que le pongo no me parecen para subrayarse excesivamente, ya que es lógico que un autor novel vaya creciendo paulatinamente.
      Un beso!!

      Eliminar
  4. A pesar que no soy fan de este género, tu reseña me ha motivado a querer leerla, si bien dices ya es repetitivo, yo no he leído ninguno, pero si me he topado con muchso títulos que giran en estos temas.
    Muy buena reseña, bien justificada y pensada.
    Desde ya te sigo!, estamos en contacto.
    Un gran saludo.
    R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por seguirnos, R, espero que puedas leer finalmente el libro y contarnos la experiencia. Un abrazo

      Eliminar
  5. Muy buena reseña. Creo qeu es la primera que señala algunos peros de esta novela. Pero veo que son pocos y que has disfrutado con la historia. A ver cuándo puedo hacerle hueco.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, estoy segura de que te va a gustar mucho.
      Yo sí que he leído por ahí algunos "peros", aunque siempre me daba la sensación de que no estaban fundamentados ni tenían demasiada lógica. Al leer la novela vi que era así, y que realmente hay gente que parece dedicarse a poner mal novelas en páginas de "opinión" no sé muy bien con qué objetivo.
      Un besote!!

      Eliminar
  6. Buena reseña (como siempre). En España hay buenos autores de novela negra, quizás les falte un Stieg Larsson que los ponga de moda, pero para mí que hay nivel por encima de la moda nórdica. No he leído ninguna de Gellida, aunque están a la espera (últimamente estoy poco lectora de thriller, y mira que me gustan). Que sea original y con detalle y mimo en la construcción de personajes es un empujoncito más en la lista. Los "peros" se agradecen porque objetivizan el entusiasmo que he visto siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ahora se está empezando a poner de moda, aunque como siempre el peligro es que gente que no sepa escribir se apunte al carro, como pasó con las intrigas vaticanas después de "El Código Da Vinci" o con la novela histórica. Habrá de todo, pero desde luego este autor y DOlores Redondo, aun estando de moda, van por encima de la media creo.
      Un beso

      Eliminar
  7. Muy buena reseña. Su trilogía fue mi regalo de Sant Jordi, así que espero disfrutarla pronto, aunque hay mucho pendiente esperándome... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emma, gracias por pasarte. Esperaré a ver los resultados de esa lectura. Muchos besos

      Eliminar
  8. yo estoy liada con el ahora mismo, a ver que tal termina, de momento el principio promete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Bienvenida!! Estoy segura de que te gustará más y más según avanza. Un abrazo

      Eliminar
  9. Lo tengo pendiente!!!
    Pero quiero hacerme con los dos siguientes para leerlos seguidos =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Para mi gusto César ha ido creciendo en cada novela, y creo que nos va a deparar muchas novelas memorables en el futuro. Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Muy buena reseña!! Cómo se agradecen reseñas redactadas de modo impecable y con espíritu crítico, alejadas del elogio desmesurado. Lo dicho, te quedo muy agradecida.
    Besos,

    ResponderEliminar
  12. NO veo el momento de ponerme con esta trilogía pero entre tanta lectura conjunta, simultáneas y meses temáticos la voy dejando. La quiero leer del tirón así que necesito un margen.

    Bs.

    ResponderEliminar

Santa Template by Mery's Notebook © 2014